sábado, 26 de abril de 2014

Somos yo y mi cometido.


8 a.m.

El amanecer en su punto más deslumbrante
y yo,
en mi punto más decadente,
no sé si es la resaca
o si soy yo.

Buscando unos labios a los que aferrarse
que den abrigo a este invierno que llevo dentro
y que me lleven consigo,
para siempre,
que me liberen de este tormento,
que me separen de mi misma
porque ya no me aguanto.

Soy mi peor pesadilla,
el monstruo de debajo de mi cama.

Quiero empezar de cero,
porque me asusto y me doy miedo,
soy el café frío que nadie quiere
o esa carcajada que suena encima de las demás.

Somos yo y mi cometido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario