miércoles, 23 de abril de 2014

Como la adrenalina que te crea el preconcierto.
Como la sensación de malestar bienestar al haberlo acabado.
Como la vida que producen tus dedos al tocar la melodía.
Como bloquarte con un pasaje de cuatro notas.
Como hacerte uno con el instrumento, y notar que no hay nada más allá de esas puertas azules.
Como rasgar las cuerdas de la guitarra.
Como presionar las teclas del piano.
Como frotar con el arco un contrabajo.
Como pulsar las llaves de un clarinete.
Como golpear la batería.
Como ser músico, o así lo llamen.

2 comentarios: