domingo, 26 de junio de 2016

Se está incendiando una biblioteca,
una niña con el cabello dorado
lleva mil libros ardiendo en las manos
me grita que le ayude,
que no puede abandonarlos
ni ver como se convierten en cenizas tantas historias
que no volverá a leer nadie.
Se está quemando un hospital,
una enfermera de unos 60 años
con cicatrices que muestran todo su pasado
me grita que le ayude,
que hay demasiadas vidas en juego
como para quedarnos observando.
Está ardiendo un colegio
un profesor con tiza en las manos
me grita que le ayude,
que hay cientos de niños
que están siendo arrasados
y no sabrán nunca lo que es ir de la mano.
Las llamas están destruyendo una habitación,
una chica con el fuego en sus labios
me susurra que me quede quieta
y que escuche a Poe:
"A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa."
Y yo me suelto el pelo,
mientras abrimos tres cervezas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario